¿Qué es el Trastorno de Asperger y el T.E.A.?

Qué es el Trastorno de Asperger

El Trastorno de Asperger es un trastorno severo del desarrollo que conlleva una alteración en el procesamiento de la información. Las personas afectadas tienen un estilo cognitivo normal e incluso superior a la media. A pesar de las diferentes manifestaciones, todos tienen en común:
  • Dificultades de la interacción social especialmente con los de su edad.
  • Alteraciones de los patrones de la comunicación no verbal.
  • Intereses restringidos.
  • Interpretación literal del lenguaje.
  • Dificultades en la interpretación de los sentimientos y emociones ajenas y propias.
  • Coherencia central débil en beneficio del procesamiento de los detalles, inflexibilidad cognitiva y comportamental.
  • El Trastorno de Asperger ha sido reconocido por el DSM-4 (Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders) en 1994, en 2013 por el DSM-5 como parte del Espectro Autista, En el C.I.E. 10 y C.I.E. 11, (clasificación diagnostico de la O.M.S.), se mantiene como entidad propia.

Qué es el Trastorno de Espectro Autista (T.E.A.)

El Trastorno de Espectro Autista (T.E.A.), actualmente, va cobrando mayor uso la denominación de T.E.A. que T.G.D. (Trastorno General del Desarrollo) para referirnos a este conjunto de trastornos que comparte una sintomatología común. Se trata de un grupo de trastornos caracterizados por alteraciones de la interacción social y trastornos de comunicación verbal y no verbal, así como unos intereses y de actividades restringidas, estereotipadas y repetitivas.

La severidad de los síntomas varía de una persona a otra (de ahí la subdivisión actual en categorías). Es variable en el transcurso de la vida, con una relativa tendencia espontánea a la mejora, es posible que varias personas que presenten dificultades de intensidad muy variables reciban el diagnóstico de TEA.


Datos estadísticos

Es importante destacar que dentro de los T.E.A. podemos distinguir aquellos que cursan con cuadros antes de los tres años de edad y que forman parte del Autismo típico, de aquellos que tras un curso evolutivo "normal" de inicio desarrollan los síntomas a partir de los tres años (comprenderían las formas atípicas).En la mayoría de casos, el desarrollo es atípico o anormal, desde las primeras edades siendo su evolución crónica. Sólo en contadas ocasiones las anomalías se presentan después de los cinco años de edad.

No se ha podido verificar su mayor ocurrencia dentro de ningún estrato social determinado ni en ninguna cultura en particular. Sí es conocida su mayor incidencia en varones (3-4/1), si bien parece que cuando se registra en mujeres suele cursar con una sintomatología más severa. Respecto a la prevalencia se establece alrededor de 4 a 7 de cada 10.000 niños aproximadamente.